Tomar el sol - Kefeeanekerk
252
post-template-default,single,single-post,postid-252,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive
Tomar el sol

Tomar el sol

Rostro

 

El verano no sólo afecta al tono vital, tu piel está grisácea, opaca y con falta de vitalidad… Necesita una limpieza profunda para acometer con éxito la nueva estación. Sigue estos consejos que nos han compartio desde el centro de estética Cocoon.

  1. Empieza borrando el invierno de tu cara con una buena exfoliante. Si no las empleas habitualmente, hazte con una de esas cremas granuladas y úsala una o dos veces por semana. Es la forma más eficaz para que la piel se desprenda de sus problemas liberándose constantemente de las células muertas y dejando que la capa nueva y fresca que está debajo, aflore a la superficie. Te recomendamos So Polished, de Estée Lauder. Suave y eficaz.
  2. Tras la limpieza, aprovecha que tu piel está más receptiva para proporcionarle un tratamiento de choque, ideal para periodos de extrema fatiga debida a cambios de estación, estrés psicológico o emocional, exceso de trabajo, etc. Este tipo de productos se aplican mañana y noche durante un periodo de 2 a 4 semanas y la piel vuelve a revivir. Nútrela en profundidad.
  3. Alimenta a tu epidermis con un extra de nutrición por vía oral. Aportan vitaminas antioxidantes, oligoelementos vitaminas del grupo B y ácidos grasos esenciales. Doriance, Arkochim, y E´lifexir son pastillas que preparan la piel para el bronceado, dejándola suave y receptiva. Su consumo durante un mes vuelve la piel más firme, suave y luminosa. También existen cremas, como Suntan-plus, de Biodermal, que estimula el bronceado gracias a su contenido en pantenol.
  4. Con los primeros calores, la piel tiende a volverse más grasa y brillante: las temperaturas altas licúan el sebo y éste se nota más. Pero no cometas el error de eliminar la protección de una crema. Pásate a la formulación light de tu producto habitual o a algún otro fluido hidratante libre de aceites. Bajo una aparente discreción y una verdadera ligereza, no dejan de ser igualmente efectivos para aportar agua a la epidermis.

 

Pelo

 

Tu pelo acaba de salir del frío invernal, de horas extras de secador y moldeados intensivos. La nueva estación lo libera, pero al mismo tiempo, lo estresa con la potencia de sus rayos de sol y las zambullidas en agua de mar.

Adapta sus cuidados a la temporada:

  1. Los expertos aconsejan cambiar de champú de vez en cuando y ahora puede ser el mejor momento. En primavera y verano los lavados son más frecuentes, por lo que conviene que elijas un producto muy ligero que puedas usar todos los días. El nuevo champú Fluance, de Lancôme, es el ideal para dar fuerza y brillo a un pelo castigado por los rigores invernales.
  2. En verano tu pelo se aclara naturalmente por efecto de los rayos solares. Se ilumina, tiene más brillo y proporciona un halo muy favorecedor a tu cara. Puedes acentuar estos efectos especiales sin tocar el color de tu melena, procurando que esté lo más brillante posible para extraerle todos sus reflejos naturales, con un buen acondicionador, que al cerrar las escamas del pelo, lo vuelven más liso y refleja más la luz. La ancestral receta del vinagre deja la melena hipervoluminosa.

 

Cuerpo

 

Después del largo invierno tienes auténtico mono de sol, y además la ropa ligera cuelga en tu armario esperando a tener buen color para lucir todas las partes de tu cuerpo.

  1. Libérate de la piel de lagarto: Nada como usar una exfoliante una vez a la semana para que la piel esté suave, luminosa y mucho más receptiva a productos corporales, pero por pereza o falta de hábito, la exfoliante corporal es uno de los cosméticos olvidados. Aquatermal, de Biotherm, tiene dos tipos de gránulos con los que pondrás tu piel a punto.
  2. Adiós a la flacidez: La firmeza, resistencia y elasticidad natural de la piel se deben a las fibras de colágeno y elastina que se organizan como una red formando el llamado sistema de soporte cutáneo. Con el tiempo estas fibras pierden efectividad haciendo que se produzca un debilitamiento de la estructura: la piel pierde tono y muestra un aspecto envejecido, incluso prematuramente. Para combatirla es importantísimo hacer ejercicio físico, que tonifica la masa muscular y tensa los tejidos pues estimula los sistemas circulatorio y linfático. Para ello, las cremas son siempre una ayuda. Prueba los aceites tonificantes y reafirmantes de una tienda de cosméticos online o de The Body Shop.
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.