Reconstrucción mamaria en cáncer de mama - Kefeeanekerk
277
post-template-default,single,single-post,postid-277,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Reconstrucción mamaria en cáncer de mama

Entre las pacientes con cáncer de mama que optan por la reconstrucción mamaria, el 80% se somete a una reconstrucción mamaria basada en implantes. Sin embargo, los estudios realizados por los fabricantes de implantes muestran que dentro de tres años, tres de cada cuatro pacientes con implantes de reconstrucción mamaria experimentarán al menos una complicación, como dolor, infección, endurecimiento o la necesidad de cirugía adicional.

Muchas mujeres viven con problemas crónicos de implantes, o de lo contrario se someten a múltiples operaciones para ajustar o reemplazar sus implantes con nuevos implantes con la esperanza de mejorar su reconstrucción mamaria basada en implantes.

Existe un riesgo de problemas estéticos y de salud en los primeros años, y los riesgos aumentan con el tiempo. Muchas mujeres no se dan cuenta de que no se espera que los implantes duren para siempre. La mayoría de los implantes tienen una garantía de diez años, pero muchos tendrán que retirarse antes de eso.

Dado que los implantes son cuerpos extraños, pueden causar varios problemas:

  • implantes mamarios se sienten duros y se ven poco naturales
  • perdida de sensibilidad en el pecho
  • encuentran que sus senos están distorsionados y asimétricos
  • infección
  • ruptura
  • contractura capsular, en la cual el tejido cicatricial se forma alrededor del implante y se vuelve duro y doloroso
  • extrusión, en la que el implante se erosiona a través de la piel

 

Todos estos problemas se ven agravados por el tratamiento de radiación, que se considera una contraindicación relativa para los implantes. En general, los problemas con los implantes se pueden resolver retirando el implante con toda la cápsula circundante y reparando cualquier músculo o piel a su alrededor.

Varios estudios han demostrado que cualquier reconstrucción mamaria que utilice el tejido propio del cuerpo, conocida como reconstrucción autóloga del tejido, proporciona niveles más altos de satisfacción del paciente a largo plazo en comparación con los implantes. Dado que está hecho de su propio tejido, el seno restaurado es suave, cálido y se comporta como cualquier otra parte de su cuerpo, creciendo o encogiéndose a medida que aumenta o pierde peso, por ejemplo. Si los nervios se reconectan, los senos pueden incluso recuperar la sensación.

Los nuevos avances en cirugía plástica han hecho que sea innecesario sacrificar músculo del sitio donante para crear un nuevo seno. Preservar el músculo permite una recuperación más rápida y significa que una mujer puede mantener la fuerza muscular a largo plazo.

Este nuevo tipo de reconstrucción mamaria, llamada reconstrucción de mamas con “colgajo perforador”, se ha convertido en el estándar de oro de la restauración mamaria. Los colgajos de perforador se logran mediante el uso de técnicas microquirúrgicas para transferir cuidadosamente la grasa y la piel junto con un suministro de sangre para crear un nuevo seno, mientras se preserva el músculo subyacente.

Los colgajos de perforador son apropiados para la mayoría de las mujeres. A los pacientes a menudo se les dice que las mujeres muy delgadas no son candidatas para la reconstrucción natural de los senos. A menudo, esto no es cierto. En base a la experiencia, el cuerpo proporciona la cantidad correcta de tejido del sitio donante para adaptarse a las proporciones de una mujer.

En la práctica, el cirujano plástico encuentra que uno de los dos tipos de colgajos perforadores será apropiado para la mayoría de las mujeres, dependiendo de la forma del cuerpo, y cada tipo de colgajo perforador utiliza tejido de un sitio donante diferente y preserva el músculo de esa área del cuerpo:

Abdomen

La opción más común es el colgajo del perforador epigástrico inferior profundo (DIEP). Conserva los músculos abdominales y mejora los resultados para los pacientes en comparación con el colgajo TRAM tradicional que sacrificó los músculos. El colgajo DIEP reduce el riesgo de infección y otras complicaciones postoperatorias y acelera el tiempo de recuperación. El colgajo DIEP elimina el exceso de grasa abdominal, proporcionando el equivalente a una abdominoplastia cosmética.

Muslo

El perforante de la arteria profunda (PAP) solapa utiliza grasa de la cara interna del muslo y posterior superior para reconstruir la mama y se usa típicamente cuando el abdomen no es útil como un sitio donante, ya sea porque una mujer es demasiado delgada o debido a anterior cirugía abdominal. El colgajo PAP elimina el exceso de grasa en la parte interna del muslo, lo que proporciona el equivalente a una elevación estética de muslos.

Mientras que son menos comunes, otros tipos de colgajos perforadores también se pueden usar para restaurar los senos transfiriendo el exceso de grasa y la piel (al mismo tiempo que preservan los músculos) de áreas como la espalda o los glúteos. Las mujeres de hoy tienen muchas opciones para la reconstrucción mamaria y deben investigar qué hay disponible para poder tomar decisiones informadas sobre qué es lo mejor para ellas.

Los procedimientos de vanguardia restauran un seno suave, cálido y vivo que se ve y se siente natural a la vez que conserva la fuerza muscular y minimiza el tiempo de recuperación postoperatorio. Los nervios se pueden reconectar al tejido vivo para devolver la sensación. Para las mujeres que han sufrido dolor e incomodidad después de la reconstrucción mamaria basada en implantes, la reconstrucción mamaria con tejido natural es una forma segura y confiable de recuperar la salud, la confianza y la calidad de vida.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.